Mostrando entradas con la etiqueta Estudios Cientificos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estudios Cientificos. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de agosto de 2019

El secreto para perder peso

El secreto para perder peso, el paso imprescindible para adelgazar, el truco para estar en forma que siempre pasamos por alto... Es que nunca conseguiremos adelgazar si comemos por la noche, aquí te explicamos porque.

El secreto para perder peso

El secreto para perder peso

Muchos de los métodos más difundidos para adelgazar siguen siendo objeto de discusión en la sociedad científica, aunque hayan pasado años desde que fueran aceptados de manera más o menos unánime por la sociedad. Sin embargo, hay algo que podemos afirmar con toda seguridad sin miedo a equivocarnos, y es que comer por la noche en abundancia está relacionado de manera inequívoca con la producción de grasa, el sobrepeso y la obesidad, algo que ocurre en todos los individuos estudiados.

Un estudio científico señala la influencia de la alimentación durante las últimas horas del día en el peso de las mujeres. Los investigadores japoneses que han realizado el estudio señalan que el principal problema con estos hábitos alimenticios es que alteran nuestro metabolismo. ¿De qué manera? Haciendo que la oxidación de la grasa se produzca más lentamente. Con este nombre se conoce al proceso que nos permite obtener energía metabólica a través de los ácidos grasos. Comer por la noche provoca que este proceso se realice de manera más lenta, por lo que las grasas no se metabolizan y se almacenan en la cintura y de lipoproteínas de baja densidad o LDL, el conocido popularmente como “colesterol malo”.

El método utilizado en dicho estudio fue el de dividir a las 11 mujeres participantes en el mismo en dos grupos. Los dos consumieron una barrita de 210 calorías, con la diferencia de que uno de ellos lo hizo a las 10 de la mañana y el otro a las 11 de la noche, una costumbre alimenticia que se prolongó durante 13 días. A pesar de que la salud inicial de ambos grupos de mujeres era semejante, las consecuencias de su alimentación pasado ese período de tiempo eran muy diferentes: las que habían comido el alimento durante la mañana no habían visto alterado su metabolismo, pero las que lo habían hecho a la noche, oxidaron la grasa mucho más lentamente aumentando el riesgo de obesidad.

Otro estudio realizado por miembros de la Escuela Feinberg de Medicina en la Universidad del Noroeste en Chicago llegó a la conclusión de que “comer por la noche o antes de dormir puede predisponer a la gente a ganar peso a través de un mayor número de calorías”. En este caso, el énfasis se realiza en el momento en que uno ingiere los alimentos y no tanto a la hora en que se acuesta. La explicación es la siguiente: aquellos que se acuestan más tarde y comen durante ese período de tiempo tienden, al mismo tiempo, a ingerir alimentos más cargados de grasas y carbohidratos.

Lo que influye, en este caso, no es tanto la hora de acostarse como la de alimentación. Consumir calorías por la noche, en concreto consumir más proteínas durante las cuatro horas previas a meterse en la cama, está asociado con un mayor índice de masa corporal y un mayor consumo de calorías, de manera independiente de las variables demográficas y de sueño, señalan las conclusiones del estudio. Por lo tanto, aquellos que comen tarde, independientemente de sus hábitos de sueño, pueden haber ganado peso a través de un mayor consumo de calorías.

Otro estudio científico realizado por profesores de la Universidad de Pensilvania y publicado en el International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity señala la influencia que tiene comer en las últimas horas del día en la obesidad infantil. Puesto que el grupo de investigadores pertenece a la universidad americana, se centra en los problemas de peso que suelen afectar a los niños de Estados Unidos. Los médicos comprobaron que, como sospechaban, comer más allá de las cuatro de la tarde –recordemos que los estadounidenses se acuestan mucho antes que nosotros– tiene unos efectos importantes en la grasa generada.

El estudio señalaba que las variaciones relacionadas con los ritmos biológicos en la ingesta de energía puede ser un factor importante en las dietas a modificar para prevenir la obesidad infantil. Esto se traduce en que, por lo general, los datos señalaban que aquellos que realizaban las comidas más fuertes durante la noche eran al mismo tiempo los que consumían a lo largo del día más calorías, mientras que los que realizaban su mayor consumo de calorías por la mañana, tomaban un menor número de alimentos energéticos en total. Con una salvedad: los adolescentes más obesos eran los que consumían menos grasas durante las últimas horas del día, cambiando de costumbres a partir de la pubertad.

Adelgazar no debería ser la única razón que nos llevase a tener cuidado con las copiosas comidas nocturnas. Como muchos habrán comprobado en su propia piel, las cenas abundantes y pesadas pueden provocar insomnio, además de la acumulación de grasa abdominal anteriormente citada. Esto se produce porque al no quemar las grasas ingeridas, los nutrientes se almacenan, mientras que las digestiones se ralentizan y se hacen más pesadas. Por ello, es conveniente, como bien señala la sabiduría popular, dejar pasar como mínimo un par de horas entre la cena y el sueño, si es posible. Además, el aporte calórico de la última de las comidas del día no debería ser superior al 20% del total del día. Como indica el refrán, deberíamos “desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como pobres”.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Truco para ganar al Piedra, Papel o Tijera

Truco para ganar al Piedra, Papel o Tijera

Cuál es la probabilidad de ganar piedra, papel o tijera? La respuesta popular diría que una de tres, pero no siempre es así.
Según un estudio científico, los ganadores tienden a repetir su jugada, mientras que los perdedores tienden a cambiar a la siguiente acción en la secuencia de piedra-papel-tijera.
Científicos de la universidad de Zhejaing, en China, descubrieron la clave para ganar al juego piedra, papel o tijera. Los investigadores hallaron que hay patrones ocultos que se repiten en el juego: por lo tanto, si estamos atentos a ellos, tenemos muchas posibilidades de salir victoriosos, explica la BBC.
Los científicos reclutaron a 360 estudiantes y los dividieron en grupos de seis. Cada competidor jugó 300 rondas de piedra-papel-tijera contra otros miembros de su grupo. Como incentivo, se pagaba a los ganadores en proporción a su número de victorias.
La teoría clásica del juego sugiere que los jugadores deben elegir sus opciones completamente al azar, para ser impredecibles y que los oponentes no puedan anticipar las jugadas.
Esta estrategia en la que las tres acciones son elegidas con igual probabilidades en cada serie, indican los investigadores, es conocida como "equilibro de Nash", en honor al matemático estadounidense John Forbes Nash Jr (sobre quien se filmó "Una mente brillante").
Sin embargo, al realizar un examen detallado de las acciones de los jugadores que participaban del trabajo, los organizadores observaron un sorprendente patrón de comportamiento.
Cuando ganaban una serie, tendían a repetir su elección más a menudo de lo que prevé el azar.
Los perdedores, en cambio, tendían a cambiar de acción. Y lo hacían en el orden que impone el nombre del juego, indicó el medio inglés. Después de perder con una piedra, por ejemplo, un jugador tenía más probabilidades de mostrar papel en la siguiente serie.
Esta estrategia "ganar-mantener, perder-cambiar" es conocida en la teoría del juego como una "respuesta condicional", que puede ser innata en el cerebro humano, dijeron los investigadores.
Anticipar este patrón —y así derrotar al oponente— puede "ofrecer más triunfos a jugadores individuales", escribieron los científicos.
El Truco para ganar al Piedra, Papel o Tijera está en estar atentos a estos patrones y a las elecciones de nuestro oponente, para intentar anticipar su próxima jugada!

Post relacionados