Mostrando entradas con la etiqueta Edificios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Edificios. Mostrar todas las entradas

lunes, 2 de mayo de 2022

Rehabilitación de Edificios: Ventajas de rehabilitar una vivienda

 Los edificios, muy a nuestro pesar, tienen una vida útil limitada, que depende de la calidad de los materiales y su adecuación al uso. Estos materiales presentan una mayor o menor resistencia al desgaste provocado por todo tipo de agentes, lo que influye en la estabilidad y durabilidad de las edificaciones. De vez en cuando, y por motivos no solo estéticos, sino también de seguridad, es necesario realizar obras de rehabilitación, restauración y mantenimiento de fachadas de los edificios.

Además, en la actualidad, la falta de suelo en las ciudades es un gran problema, por lo que la rehabilitación es una alternativa para conseguir más espacios habitables mediante la recuperación de la habitabilidad de los edificios, o la rehabilitación de locales comerciales actualmente inutilizados.

En las grandes ciudades hay una gran variedad de edificios que no se encuentran en un estado apto para ser habitados, y por tanto requieren rehabilitación para admitir nuevos inquilinos. Esto convierte a las ciudades en un nicho de mercado en continuo crecimiento. Además, cabe señalar que la rehabilitación puede resultar más económica que una nueva construcción.

Otro de los objetivos por los que está en auge la rehabilitación de fachadas y viviendas es garantizar la mejora de los edificios emblemáticos que constituyen una seña de identidad por su antigüedad y la historia que los acompaña. Muchos de estos edificios tienen más de 50 años, por lo que la multa, en caso de no haber sido restaurados, puede ascender a varios miles de euros.

Rehabilitación de Edificios: Ventajas de rehabilitar una vivienda

Rehabilitación de Edificios: Ventajas de rehabilitar una vivienda

La rehabilitación de edificios, no solo de fachadas, engloba una serie de actividades constructivas que ayudan a mejorar las condiciones del edificio:

En primer lugar, una actividad necesaria es la aportación de seguridad en la edificación para solucionar problemas como el riesgo de desprendimiento o la necesidad de reforzar muros y cimentaciones. Este es un punto fundamental para garantizar la habitabilidad de una vivienda.

En segundo lugar, la rehabilitación también puede estar dirigida a actividades dedicadas a mejorar la calidad de vida gracias a la accesibilidad, mediante la instalación de puertas automáticas o ascensores. Estas soluciones son necesarias para evitar la existencia de barreras arquitectónicas que impidan o dificulten el paso de los inquilinos del edificio.

La rehabilitación de los edificios consiste también en la puesta al día de las instalaciones que han quedado obsoletas con el cambio de normativa. Por ejemplo, se ha demostrado que las tuberías de plomo que se utilizaron hace años para las instalaciones de agua en los edificios representan un peligro para la salud debido a la contaminación del agua.

También se realizan rehabilitaciones energéticas mediante la instalación de todo tipo de sistemas para conseguir un ahorro en el consumo energético. Por ejemplo, instalando paneles aislantes que protejan del calor o del frío. Además, antiguamente el amianto se utilizaba como material para el aislamiento térmico de edificios o la insonorización de espacios. Pero en España se prohibió su uso en 2002.

Además, la rehabilitación energética de edificios tiene una doble vertiente. Por un lado, gracias a la mejora de la eficiencia energética, contribuimos al beneficio del medio ambiente, ya que conseguimos hacer un uso más sostenible del hogar. Y, por otro lado, los propietarios o inquilinos se benefician del ahorro económico de un menor consumo energético, consiguiendo hasta un 60% de ahorro en costes energéticos.

Por último, la reforma del hogar puede orientarse a actividades dedicadas al cambio de uso. Consisten en mejorar la habitabilidad de las zonas comunes de los edificios y viviendas para acoger a nuevos inquilinos. Si estas actividades incluyen refuerzos en la estructura, reparación de cubiertas, instalaciones eléctricas y otras obras mayores, se denomina rehabilitación o reforma integral de edificios.

Post relacionados