viernes, 5 de julio de 2019

Seis trucos para ahorrar en la factura de la luz


Muchas veces nos quejamos de que pagamos mucho en la factura de la luz pero no tomamos las medidas adecuadas para rebajar dicha factura. A continuación os damos seis trucos para ahorrar en este aspecto
  
Seis trucos para ahorrar en la factura de la luz

  
1.Potencia contratada

En ocasiones, el gasto en potencia suele ser la parte más cara de la factura. Existen varias formas de ahorrar en este sentido:

     Verifica tu potencia contratada: Muchas viviendas tienen una potencia contratada por encima de lo necesario. Al dar de alta la luz, las inmobiliarias suelen contratar una potencia alta para evitar problemas. Esto hace que la parte que pagamos por potencia contratada sea, a veces, la parte más elevada de la factura. Si esto ocurre existen dos soluciones:
     Bajar la potencia. Existen medios que nos pueden ayudar a saber si tenemos la potencia correcta o qué potencia debemos contratar. Sin embargo, lo mejor sería que un electricista nos aconsejara (aunque ello supondrá un gasto extra).
     Tener una tarifa que nos cobre lo mínimo posible por la potencia: Existen compañías que cobran lo mínimo por la potencia contratada. Si no podemos rebajar la potencia (o si queremos ambas cosas) podemos acogernos a este tipo de tarifas.

2.Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC)

Es la tarifa cuyo precio controla el Ministerio de Industria. Sólo está disponible para potencias contratadas menores a 10kw.

En el PVPC, el precio varía dependiendo del día y la hora y lo establece el Gobierno y no las comercializadoras (por lo que suele ser más económico).

La ventaja de esta tarifa es que los precios a los que va a estar la luz son públicos y el consumidor puede estar pendiente y realizar el mayor consumo cuando el precio es más bajo, experimentando así un gran ahorro.

Sin embargo, si no se quiere estar pendiente de la hora o se va a hacer el mayor consumo fuera del horario económico, mejor acogerse a otro tipo de tarifas.

3.Tarifas más económicas

Desde que se liberalizó el mercado de la luz, se han creado muchas compañías nuevas y más económicas que las que existían hasta ese momento.

Sin embargo, la gente no suele estar pendiente de estas cosas. A veces parece que las diferencias en torno al precio del kwh suelen ser ínfimas (hablamos de un segundo o tercer decimal). Sin embargo, si contamos con un gran consumo, y somos conscientes de que la luz se paga todo el año, podemos estar hablando de un ahorro de cientos de euros en algunas viviendas.

4.Bonos social eléctrico

El bono social eléctrico es una ayuda del Estado para los consumidores vulnerables. El desconocimiento que existe en relación a esta ayuda hace que, mucha gente se podría beneficiar de ella, ni siquiera sepa cómo solicitarlo.

Supone un ahorro de entre el 25% y el 40% en la factura mensual de la luz.

5.Electrodomésticos de bajo consumo

Es cierto que los electrodomésticos de bajo consumo suelen ser más caros que los normales, pero, a largo plazo, son más rentables puesto que consumen mucho menos y suponen un buen ahorro en la factura.

No hace falta que compres todos tus electrodomésticos de bajo consumo, pero hacer un desembolso en este sentido en los electrodomésticos que más uses (veáse la lavadora y el frigorífico) puede suponer una gran diferencia de gasto.

6.Iluminación y uso de aparatos

Aunque parezca un ahorro mínimo, el uso de bombillas LED puede suponer hasta un 80% menos de consumo. Es cierto que suelen ser más caras que las bombillas incandescentes, pero su larga durabilidad y su bajo gasto hace que se vuelvan rentables en poco tiempo.

Apaga las luces de las estancias donde no estés y aprovecha al máximo la luz natural, sobre todo en el verano.

Por otro lado, hay muchos aparatos en casa que dejamos encendidos en casa, lo que supone un gasto, y no es necesario. Apaga los aparatos electrónicos, como el ordenador, cuando no los uses (dejarlo suspendido también consume, aunque sea poco).

0 comments:

Publicar un comentario

Post relacionados